Poemas para nacimientos y adopciones

Poemas para nacimientos y adopciones

Poemas para aniversarios y otras efemérides

Poemas para aniversarios y otras efemérides
Poemas para despedidas de compañeros de trabajo
Poemas para despedidas de compañeros de trabajo
Poemas para otras celebraciones y promociones
Poemas para otras celebraciones y promociones

 

Felicitación de aguinaldo 2020

¡Feliz Año BUENO!

Felices Fiestas, audiencia
feisbukera e internauta
un año más os desea
este juglar cibernauta.

Que os aproveche la almendra,
el polvorón y el champaña
(¡y ojito con la listeria
si zampáis carne mechada!).

El diecinueve nos deja
elecciones a mansalva,
consultas mil en Zarzuela
e investiduras frustradas.

Pedro Sánchez que se aferra
al poder como una lapa
y al clavo ardiendo de Esquerra
que se lo toma con calma.

Y si antes vetaba a Iglesias
y hasta el sueño le quitaba
el número de carteras
de la formación morada.

Ahora duerme a pierna suelta
y mete a Pablo en su cama.
(¡¿Se puede tener más jeta,
por más que la tenga guapa?!).

Y qué decir de Ribera
-la gran esperanza blanca-
que pudo marcar la agenda
y cogobernar España.

Con la vía de ciento ochenta
(¡la otra no cuela, Arrimadas!)
cuando cuadraban las cuentas
la primavera pasada.

Mas se obcecó en su quimera
-claramente desnortada-
de liderar la derecha
y ya no lidera nada.

Dio al traste con su carrera,
dejó a su partido en bragas
y tan menguado de fuerzas
que raya en la irrelevancia.

(Y es que a buenas horas llegan
por fin las mangas naranjas,
con el Pesoe estando a expensas
-¡esta vez sí!- de La Banda.)

Ya se frota Pablo Iglesias
las manos desde su dacha
y los indepes babean
con triunfos que ni soñaban.

Crece la extrema derecha
como nadie se esperaba
y sus voceros voxean
a golpe de charlotadas.

Y entretanto, siempre a vueltas
con la cuestión catalana,
para camelarse a Esquerra
cambia Sánchez de semántica.

La crisis de convivencia
-tan repetida en campaña-
ya nadie en Ferraz la mienta,
que Rufián se les enfada.

Y resurge la entelequia
plurinacional de España.
¿Cuántas naciones la integran?
Adivina, adivinanza.

Ocho le salen a Iceta;
puestos a trinchar el mapa,
yo propongo que en la cuenta
incluyan también Tabarnia.

Y el cantón de Cartagena
y hasta los reinos de taifas,
el bloque de mi escalera
y el rellano de mi casa.

En cuanto a la marioneta
(¡ese mártir de la causa!)
que Puigdemont desde Bélgica
mueve con mando a distancia.

Por una desobediencia
respecto a aquella pancarta
que al final cambió de lema
y devino en patochada.

Lo inhabilitan y el menda:
que de eso nada, monada,
que a él ningún juez lo licencia
ni lo manda para casa.

Que por soltar flatulencias
gaseosas y de palabra
e irse a cortar carreteras
se cobra una pasta gansa.

Teniendo esta Presidencia
y con este panorama,
la respuesta a la sentencia
del procés pintaba aciaga.

Y apareció la violencia,
llegaron las hordas bárbaras,
airados antisistema
con las caras embozadas.

Casi una semana entera
ardió Barcelona en llamas;
parasoles, jardineras
sirvieron de barricadas.

Lluvia de vallas y piedras
contra los Mossos d’Esquadra;
contenedores a espuertas
crepitando en las fogatas.

Los indepes pata negra,
sus huestes más exaltadas
impartiendo en las hogueras
cursos de guerrilla urbana.

A este aquelarre-verbena
sólo le faltó la traca
de algún muerto en las refriegas:
¡y a fe mía que lo buscaban!

Esto no tiene defensa
y no hay excusa que valga
y aquel que no lo condena
es que en el fondo lo ampara.

Si no gusta una sentencia
es lícito criticarla
sin tener por qué emprenderla
con la policía a trompadas.

La de la Unión Europea
-que tanto revuelo causa-
sobre el caso de Junqueras
tiene, por cierto, su guasa.

Ahora cualquier calavera
que haga una barrabasada,
se da el piro hacia Bruselas,
se presenta a la Eurocámara.

Y si le vota la peña
tiene inmunidad el bandarra,
sueldazo, miel sobre hojuelas
y aquí no ha pasado nada.

Para más inri -¡es la pera!-
pudiera darse la chamba
de que Oriol siga en la trena
por quedarse y dar la cara.

Y los que huyeron por piernas
puedan campar a sus anchas
sin miedo a que los detengan,
tan ricamente y en Jauja.

Va acabando esta monserga,
que ya he dado asaz la lata
(aunque no es fácil, colegas,
dar en verso la tabarra).

Feliz Noche Buena y Vieja
y eufóricas campanadas;
si hacéis el belén: que sea
menos cutre que el de Ada.

Y que el dos mil veinte venga
preñado de luz y magia
y reparta a manos llenas
salud, amor y bonanza.

Felices Fiestas, audiencia
feisbukera e internauta
este juglar os desea
con esta trova aguinalda.

Juan Cánovas Ortega

Diciembre de 2019


Poemas para bodas y amancebamientos

Poemas para bodas y amancebamientos

Poemas para jubilaciones

Poemas para jubilaciones
Poemas con otros regalos
Poemas con otros regalos
Poemas sin motivo especial
Poemas sin motivo especial

 

juancanovasortega@gmail.com
Hazte seguidor de esta página en Facebook y compártela con tu red social .Derechos de autor y de reproducción

 

Contactar para encargar poemas Tarifas y plazos de entrega Juan Cánovas Ortega Ir a página de inicio